Mi novio es un alien

Reseña de Alien Triste, de Pedro Mancini

Hotel de las Ideas compiló las tiras de Alien Triste en una coqueta y sobria publicación. El libro se convirtió en una de las propuestas más originales de este año en historieta nacional. Chica Mugwump, novia de Pedro Mancini (o Alien Triste) en la vida real, devenida personaje de la tira, reseña la obra del historietista extraterrestre.

Es verano en Espacio Moebius y dos chicos cuelgan obras para una muestra. Uno es Santiago Fredes. Dice que ellos van a estar de incógnito. Tres extras van a presentarse como integrantes del grupo Niños Ultramundo, y van a responder preguntas del público. El otro es Pedro Mancini, me dice que debería atender el bar con una máscara y me da a elegir entre una de oveja y una de zorro.  Es muy fácil hablar con él. Nos reímos de las mismas cosas. Hablamos de música y de Roger Waters, que va a tocar en unos días. Le digo que Waters me aburre y él se ríe, así que redoblo la apuesta. “El único que me gustaba de Pink Floyd era Syd Barrett”. “Syd Barrett” repite, lo evoca sólo para él, y abre mucho los ojos; pero de repente cambia de tema, como si le hubieran descubierto un secreto.

alien triste 2

 

La muestra es puro espíritu fanzinero. Fredes me explica su receta de gin tonic y en quince minutos el porcentaje de ebrios es casi total. Espacio Moebius está en sus comienzos y ya perfila como el Cemento del comic local. El grupo Niños es todavía una novedad en la escena, y el plan de los impostores es un éxito. Antes de irme, me despido de Pedro. Ese chico que me parece tan frágil que siento que tengo que tratarlo con cuidado. Le digo que me voy y me pregunta si es para siempre. No entiende la indirecta. No se le ocurre acompañarme. No se da cuenta de que él me gusta.

Alguien sacó una foto de los dos juntos. Yo en actitud indiferente y él disfrazado de ninja-talibán, sosteniendo un trago. La imagen está desenfocada, los colores son muy pálidos. Pero no todos tienen una foto del dia en que se conocieron. Esa es la escena que Pedro reproduce en la tira El hombre que nunca se anima a decirle a las mujeres cuando le gustan. Mi primera aparición en Alien Triste. Una tira a modo de declaración muda y concluyente.

alien triste 3

Alien Triste escapa a todos los estereotipos de personajes centrales de historieta. Digno de una estética Davidlyncheana, es un extraterrestre humanoide que no por ser un engendro pierde la sofisticación del traje con corbata. Tiene una cabeza llena de ojos paranoides que siempre miran al vacío mientras brillan oscuros y vulnerables. Mil ojos para ser testigo a 360° de una realidad en la que no encaja. Hipocondríaco, tímido y paranoico en exceso,  es un ser inadaptado a las reglas del mundo y de la vida adulta.  No soporta la presión de las relaciones sociales. Fiel arquetipo de la vida posmoderno-burguesa, procura refugio en el psicoanálisis, victimizándose hasta la médula por banalidades. Tal vez el mayor consuelo lo encuentre en sus discos experimentales, o en el imaginario de una infancia ochentosa y retrofuturista, donde He-Man y Mazinger Z no perdieron una pizca de brillo.

Alien Triste surge siempre a partir de situaciones reales. Aún así, en las tiras todo se vuelve ficción. Pedro boceta las ideas en papelitos sueltos; nunca sale sin un cuaderno, por si se le ocurre algo afuera. Cuenta que el personaje apareció como un modo de satirizar situaciones en las que realmente la había pasado mal. Y como muchas cosas que empiezan en facebook, subió su tira y tuvo una aceptación inesperada. El número de fans empezó a crecer a medida que el alien iba probando su suerte, que no era mucha, en nuevas microaventuras.

alien triste 4

Pedro logró retratar el universo del loser adorable. En un tono que oscila entre lo autobiográfico y lo fantástico, Alien Triste es el antihéroe nostálgico que podría inspirar mil canciones indie. Ese es el guiño que captaron los seguidores que fueron multiplicándose a través de las redes. Los raros, los nerds, los que escuchan bandas ignotas, los que bailan como robots, los que, como dijo Jarvis Cocker, se emborrachan porque no hay nada mejor que hacer. Los alien tristes están entre nosotros, y no les importa si no consiguen el pase para entrar a la fiesta más top in town, si pueden quedarse escuchando Joy Division y dibujando hasta las 6 de la mañana.

alien triste 5

Facebook: Alien Triste

Alien Triste, editado por Hotel de las Ideas se consigue en Espacio Moebius y otras comiquerías de Buenos Aires

1 Comment

  1. Daniel Zaballa

    Muy buena reseña. Evidentemente esta chica es digna de ser novia de este Alien, que supongo se podrá algo contento…

Leave a Reply