Una pausa, el Estante Prado

WEB3-1050x700

En esta cotidianidad saturada de imagen estamos acostumbrados a ser bombardeados de material que ruega por nuestra atención; quienes estamos sumergidos en el mundo creativo tenemos además la misión de buscar más imágenes, limpiarlas y alimentarnos de ellas, el combustible del creativo. Tanta imagen recibimos que al tiempo nos desensibilizamos, nada parece nuevo, nada sorprende, de una u otra manera ya todo lo hemos visto.

Sin embargo, muy de vez en cuando surge algo: una pieza, una textura, un color, un detalle que nos sorprende, una de esas imágenes que nos motiva a soportar el bombardeo y seguir buscando. El Estante Prado es una de esas imágenes hecha producto, una de las muy pocas que tiene la capacidad de hacer que nos detengamos. Las líneas concretas que con sencillez definen el propósito del mueble y uniones limpias que en ningún momento pretenden esconder como se ensamblan cada una de las piezas parecen seguir un manual de diseño de mobiliario escandinavo. Sin embargo, el accionador de esa mueca que detiene el scrolling y cierra un poco nuestros ojos para re-enfocar es el detalle de pintura en las patas del mueble, el difuminado de azul a nada sobre el pino que pareciera elevar toda el mueble aligerando su apoyo sin debilitar la estructura. Son estos detalles los que hacen que el mueble salte y se diferencie del resto.

“Quisimos desarrollar un mueble honesto para las personas cuyo diseño fuese simple y sin pretensiones.”

Prado2

Prado3

Prado4

El Estudio Prado, basado en Santiago de Chile desarrolló esta pieza de mobiliario para la plataforma digital Crafters, una idea impulsada por Masisa Lab: el laboratorio de innovación del gigante productor de tableros en el que se pretende promover la producción y venta de mobiliario local a través de la promoción de piezas creadas por diseñadores independientes y estudios emergentes.

Keep scrolling.

Leave a Reply