Dibujar con Luz: Alexandra Bas

Aunque quizás se trate de mi propia nostalgia y de otra luz.
Olga Orozco, Brillos Soplos Rumores.

/

“Al cine llegué casi por azar, cuando entré en Medios Audiovisuales, con 16 años, no tenía muy claro de que se trataba la carrera, y nunca había tenido cámara ni computadora…”, rememora Alexandra Bas, una joven venezolana dedicada a la dirección de fotografía y cámara de cortometrajes, documentales y spots. “Rodaje tras rodaje me di cuenta que en lo que más me enfocaba era en el esteticismo de la imagen. Ya cuando fue el momento de escoger mención tenía claro mi sueño de ser DP.” Alexandra cita las clases de Historia del Cine, en los primeros años de la universidad, como fundamentales dentro de su proceso de enamoramiento de la fotografía; ese arte -­y ciencia-­ de encontrar la luz que cuenta una historia.

Otra de sus pasiones es dibujar, uno de los pasos dentro de su trabajo creativo: el dibujo propio de story boards, plantas de luces y movimientos; “no para estar apegada a ellos durante el rodaje, sino para tener una idea de lo que se busca. Suelen ser pilares fundamentales en caso de algo no vaya saliendo según lo planificado.” Recomienda la visualización ­-que, dice, ha adoptado como tarea de vida-­, al leer un guion por primera vez: permitir que la imaginación se llene de luces y colores, antes de que la razón comience a buscar referencias. En sus tiempos libres se dedica a la danza contemporánea, con el grupo Piso Rojo de la Universidad Central. Eso es algo completamente lógico si pensamos en las innumerables analogías y metáforas que podrían encontrarse entre el cine y la danza, entre una bailarina y la cámara que se mueve (o los personajes que se mueven frente a ella). El Cine es también -y en principio-­ un arte del movimiento.

storyb- habitación terrorista

En los últimos semestres de la carrera, realizó un cortometraje que la ha llevado a viajar por distintos lugares del mundo; Colombia, Perú, México, Francia y hasta Japón; ha recibido 4 premios internacionales, 6 nacionales, además de haber participado en 18 festivales. Hija de Puta (así se llama), cuenta un día en la vida de Andrea, una niña cuya madre es prostituta; excusa para hablar de lazos rotos entre mamá e hija. Algo que me recuerda mucho a los temas tratados por los hermanos Jean Pierre y Luc Dardenne (Two days, one night) y Andrea Arnold (Fish Tank), a quienes Alexandra ubica precisamente entre sus principales favoritos e influencias.

Fotograma de Hija de Puta - Alexandra Bas

Fotograma de Hija de Puta – Alexandra Bas

Actualmente se encuentra en la postproducción de “Zapara”, rodado en 16mm en una isla del Lago de Maracaibo que lleva el mismo nombre. “Eva”, cortometraje para el que realizó la dirección de fotografía y cámara, partició en la competencia oficial del Moscow International Film Festival y acaba de ser seleccionado para competir en el Montreal World Film Festival (ambos clase A). Mientras tanto, Alexandra se prepara para lo inevitable: continuar su sueño de luces y sombras en tierras lejanas. -­Otra amiga que se va, otro contacto de Skype, otro olvido-­. Nos deja sus palabras, sentidas y necesarias: “Sueño con filmar por todo el mundo, sin embargo siento que me debo a la construcción del imaginario audiovisual venezolano, a lo que somos.”

Fotograma de Eva - Alexandra Bas

Fotograma de Eva – Cortometraje de Francisco Pareja / Fotografía de Alexandra Bas

Para saber más de Alejandra Bas y su trabajo pueden verla en:
Wix
Flickr
Vimeo