#Portafolio 1: Kike Sánchez

Mi nombre es Kike Sánchez, tengo 25 años, soy de Caracas y tomo fotos. No me gusta autodenominarme ni que me cataloguen como fotógrafo, es algo que mucha gente hace a la ligera y no lo comparto; creo que necesitas dar una cierta cantidad de pasos dentro del mundo de la fotografía para ganarte ese name tag, hacer un par de cursos no te hacen fotógrafo.

Mi primer acercamiento con la fotografía lo tuve en el primer año de carrera universitaria gracias a la materia de Introducción a la Imagen; me vi obligado a comprar una cámara (la cual se mantiene como mi herramienta de trabajo hasta el presente) y poco a poco fui entrenando el ojo de manera rudimentaria. No fue hasta después de graduarme de Comunicación Social en la UMA que decidí inscribirme en la escuela de fotografía de Roberto Mata; allí fue donde realmente aprendí a componer, a editar y descubrí que mi objeto favorito para fotografiar eran las personas.

Tras experimentar vagamente con el desnudo fotográfico, hice cursos tanto en la Organización Nelson Garrido como en FotoArte enfocados en esa temática. La sexualidad es un elemento presente en muchas de mis fotos; la exploración del cuerpo, las formas, las texturas, las sombras, la piel. Esto conjugado muchas veces con elementos urbanos y editoriales que también llaman mi atención y son fuentes de inspiración. Muchos de mis trabajos son autorretratos y el b&w predomina dentro de mis fotos.

La primera vez que fotografié a alguien desnudo – y no era yo mismo – fue como parte de una entrega para el curso de Digital 2 dentro de la escuela de Roberto Mata; luego de semanas buscando candidatos, una amiga se ofreció a ayudarme. A falta una locación que nos diera privacidad, tuvimos que recurrir a un hotel de mala muerte en un limbo caraqueño entre El Rosal, Chacaíto y Sabana Grande. Nos limitamos a preguntarle al encargado si las habitaciones tenían ventanas (para la iluminación) y tras armar el sinfín más guerrilla y barato que cualquiera se pueda imaginar, empezamos a jugar muertos de pena ambos y salieron unas fotos que si bien no son las mejores, siempre dejan un buen sabor de boca al verlas; es como pensar en tu primer encuentro sexual, atropellado pero memorable para bien o para mal.

Mis referencias más claras son Ellen Von Unwerth, Steven Meisel y Terry Richardson; todos fotógrafos contemporáneos, todos retratistas, todos expertos en el desnudo, todos duchos en la fotografía editorial. Aún se podría decir que estoy definiendo mi propio lenguaje e identidad, pero ciertamente ha sido influenciado por los trabajos de todos ellos.

Instagram + Twitter: @unpollofrito

1

4

5

6

9

10