Los Coleccionistas: Carlos Bongiovanni

“Ningún conocimiento se tira o se pierde. Podés pasar a otras cosas pero lo que ya aprendiste te va a servir en cualquier momento”. Carlos Bongiovanni nació en la ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego, en el año 1983, aunque esto no es precisamente lo que queremos que sepan de él. Su departamento-estudio descansa en un piso 17 que de entrada nos ofrece la vista de una Buenos Aires totalmente nublada. Ya acomodados, Carlos nos invita medialunas con mate mientras Vaca nos olfatea y suena New Order de fondo. Diseñador, director de arte, set designer, amante de las plantas y sobre todo coleccionista: Carlos es la idea viva de que los creativos de hoy se mueven, y bastante rápido.

Resulta imposible pasearse por su espacio y no querer hacer preguntas por todo. Son las (decenas de) plantas, los libros, los cuadros, los objetos grandes, medianos, chicos; las cajas que guardan polaroids o trozos de madera o cosas que ya no podemos imaginar. Cuando le preguntamos si cree que es un mito que los directores de arte son también acumuladores, dibuja una sonrisa en su cara y nos dice: “No entiendo cómo existe la basura. Si fuera por mi, tendría un estudio sólo para guardar todo lo que voy encontrando”.

_DSC8082

bongiovanni 2

Su primer trabajo como creativo fue para una serie de Fox con Milo Manara (si, ese Milo Manara) y “un supuesto director de Los Simpsons”. Llegó hasta allí después de haber cursado una carrera universitaria en Audiovisión, formándose en el área de post producción audiovisual. En paralelo y gracias a un amigo entró en contacto con el mundo del diseño y desde entonces no ha salido de él: “Comencé haciendo cosas sencillas como flyers hasta que me di cuenta de lo mucho que me gustaba el diseño. Veía libros y pensaba “no puede ser que esto exista”, así que fui aprendiendo por mi cuenta”. También estudió dirección de arte en Escuela Industria y adquirió muchos otros conocimientos de manera autodidacta: “Todo se trata de tener curiosidad y jugar con las herramientas necesarias”.

Después de haber trabajado para algunas agencias y productoras, se juntó con un amigo y  fundó PLUNK: Una boutique de diseño multidisciplinar que lograba fusionar lo comercial con lo experimental: “Con PLUNK tuvimos clientes como MTV y Fox, y en cierta forma era todo muy artístico porque así lo dictaban las aspiraciones de ambos. Desarrollamos varios proyectos y también salimos en la revista IdN de Tokio, que es bastante prestigiosa en el mundo del diseño y el motion graphics.  Al final mi amigo se fue a Nueva York, decidió dedicarse de lleno a la fotografía y yo al arte. Se terminó pero fue una buena experiencia”. Actualmente Carlos dirige proyectos creativos y de identidad visual como freelance, paralelo a su actividad artística: “Trato siempre de no separar mi trabajo de lo que disfruto. Para mi todo va junto”.

plunk

Aunque también pinta, en el escenario del arte su fuerte es el collage. Comenzó armando composiciones a partir de ilustraciones antiguas (de las que por cierto es fanático) y estas fueron evolucionando hacia un discurso que asegura va a seguir cambiando con el tiempo: “Siempre se me ocurren cosas diferentes. Sin embargo, cuando miro lo que hacía muchísimo antes y lo que hago hoy, encuentro una similitud tremenda. Son como ideas o imágenes que se quedan en tu cabeza con el tiempo y se van imprimiendo en todo lo que hacés”. Como artista, Carlos formó parte de la selección de la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires 2014. También participó del premio Itaú Cultural y actualmente exhibe su obra en la galería Mar Dulce.

BOOM_POSTER    VOLAR_POSTER

No podíamos dejar de preguntar por su work station ideal, que según él es ese que tiene un toque personal que puede hacerte sentir como en casa: “Creo que es fundamental poder personalizar el espacio de trabajo e incluir en él cosas que te den un sentido de pertenencia, que te permita estar totalmente cómodo. Para mi el mate y la música son indispensables, tampoco puede faltar la wacom”.

DSC_5436

Entre mucho ir y venir y estar de acuerdo con que Argentina tiene un nivel impresionante en campos como el diseño y el motion graphics, le preguntamos cuáles podrían ser sus planes a futuro. Carlos se cruza de brazos y ríe de nuevo: “Con el tiempo me gustaría no trabajar más de diseñador ni estar más en la computadora. Me gustaría hacer más arte… ¡y tener una tienda de arte! Podría ser eso o cualquier otra cosa, siempre estoy pensando en algo nuevo”.

www.carlosbongiovanni.com