Ilustrador, ¿trágico o mágico? por Fernanda Galván (Pheerg)

–De repente aprendí a dibujar, me dijo.

–Digo, creo que nací con la “habilidad” pero es sólo una pequeña parte.

Fer tiene una personalidad un tanto rara. Es tímida y extrovertida a la vez, habla mucho, se ríe mucho, y a la vez calla, o se calla cosas. Está llena de manía y raros rituales, como por ejemplo, morderse la uñas y hablar de ella en tercera persona.

De chica, sin saberlo, Fer tenía sentido de los colores, el diseño, la tipografía…ya que creaba sus propias fuentes decorativas (con muchos elementos), les hacía dibujos de caricaturas a sus amiguitas, tenía un bote lleno de colores y un cuaderno grandote para su clase favorita: Taller de arte. Todo esto en la primaria. En la secundaria empeoró, dibujaba todo el tiempo, inclusos a sus compañeros, ayudaba en el periódico mural de su escuela, se hizo fan de Remedios Varo y Jackson Pollock. Ya camino a la preparatoria el graffiti se convirtió en una más de sus influencias.

Colaboración para Mórbido Magazine

Colaboración para Mórbido Magazine

–Todo cambió cuando entré a la universidad, decidida a estudiar Diseño Gráfico en la UNAM. ¡Ay cabrón! pareciera que siempre supe muy dentro de mí, qué quería ser en la vida. De repente me topé con la realidad.

–¿Qué pasó?

–Pues, ingresé creyendo que sabía dibujar, emocionada y feliz, miro alderredor y me doy cuenta que ni siquiera se tomar bien un pincel.

–¿Qué hiciste?

–Llorar.

Así es, primer semestre de la carrera de sus sueños y ya estaba a punto de tirar la toalla ¿Recuerdan que les dije que ella es rara? Bueno, pues, entre sus talentos también está el ser impulsiva y extremista. Todo ese tiempo lloró, se estresó, mató a dos personas y se la llevaron a la cárcel. Fin.

No es cierto, pero lo primero sí.

Llegaron las vacaciones y con ellas, la oportunidad de mejorar y hacer lo qué más ama. Se puso a estudiar, dibujó y dibujó, practicó y practicó y de un pincelazo borró sus miedos, los llenó de color, manchas y salpicaduras. Se dejó llevar por su personalidad y así empezaron a reconocerla, por su estilo, por su manera de ser.

–¿Qué significa para tí todo esto?

– Es una pregunta difícil.

Me dijo que ella, cree que ser ilustrador es más allá de dibujar bonito o feo. Ser ilustrador es como ser un traductor. Necesitas ilustrar, mostrar, ejemplificar un texto o un concepto, pasarlo a tu propio lenguaje, en su caso, un lenguaje que parece derramarse y mezclarse. No busco la perfección, nada ni nadie lo es, entonces, ¿para qué molestarse? Busco los trazos orgánicos cierta libertad y fuerza. Me llaman la atención los estados de ánimo, las ideas, el cerebro, los ojos y las palabras. Mezclar, experimentar.

Distracciones

–¿Te gusta mucho esto verdad?

– Demasiado.

– Parece que ser ilustrador es una profesión muy noble.

– Lo es. Te muestras una y otra vez con cada ilustración. ¿Ya acabamos?

– Yo digo, que apenas empieza…

Fernanda Galván o Pheerg, es un personaje de ficción que tiene 23 años de antigüedad, recién egresada de la carrera de Diseño Gráfico. Trabaja en Grupo Mórbido (Mórbido Film Fest) en la Ciudad de México como ilustradora y diseñadora. También es Freelance, ha colaborado con Editorial Grupo Planeta México, Mórbido Magazine, Revista Bicaa’lú, Flic Magazine, Illustrated Girls, Creó la imagen de Noches de Jazz en el museo Rufino Tamayo (2014) y colaboró en varios proyectos. También trabaja como asistente y diseñadora en Revista Picnic. Ha expuesto sus obras en la UNAM y en un reconocido bar de su ciudad.

THE END.

Fernanda Galván es una diseñadora e ilustradora mexicana que ha participado en numerosos proyectos editoriales y a quien tenemos el honor de presentar en Postal. Para ver su trabajo: www.behance.net/Pheerg

Leave a Reply