La historieta es para pelotudos

Riskin 3 (1)

Fue una curiosa experiencia conocer a Iván Riskin en el marco del Crack Bang Boom de Rosario del año pasado. Adoptó una actitud seria y formal, insostenible en el contexto de fanzineros ebrios, ignotas proyecciones de animé y música de Rammstein.

En esa oportunidad, Riskin nos contó cómo surgió su publicación La historieta es para pelotudos, una antología fanzinera en la que participan varios invitados convocados a través de facebook. Había libertad total en cuanto a la creatividad, la única consigna era utilizar como herramienta el rudimentario Paintbrush. Ser pelotudo no era una condición necesaria.

Riskin 1

Iván Riskin es un joven historietista rosarino, tal vez un autor de culto dentro del mundillo de la historieta y el fanzine. En otra ocasión discutiremos si el fanzine es un recurso deliberadamente elegido o es una fatalidad. Una celebración del trabajo independiente o un ghetto. Por lo pronto diremos que Riskin es uno de sus artífices.

Encontramos algunos de sus trabajos en Fierro, en el suplemento Fierrito bajo la dirección de Diego Parés; también en las revistas Bienvenidos a Rosario y AsustaViejas, además de numerosas colaboraciones para fanzines: Un Faulduo, La Baba (Julián Mono), Bazofia (Marcial Graciarena), y otros. Los fanzines íntegros de Riskin ostentan sugestivos títulos como ¿Quién es Iván Riskin?, ¡Me harté!, La cavidad de la concha y El pibe con podere’.

Si los sucios e irreverentes dibujos de este joven fueran canciones, probablemente serían obras dignas de Daniel Johnston o Sonic Youth. Utiliza trazos sueltos, rápidos y desprolijos, muchas veces combinados con filtros del arcaico y obsoleto Paint; y sale airoso al lograr personajes bien definidos, con carácter y movimiento. El público podrá plantearse la disyuntiva de si el dibujo es de una impronta osada que desafía todo lineamiento estético, o si Riskin en realidad nos está engrupiendo a todos.

Riskin 2

El autor es uno de los cultores del humor absurdo y ácido, en una línea similar a la de Mantrul, Grego (Tan Largas Pestagnas), y tal vez Juan Vegetal (Felices los ñoños). En las historietas de Riskin interactúan personajes con nombres como Carmen, Raúl y Yamila. Asimismo, se advierten repetidas apariciones de la palabra “concha”. El universo riskiniano siempre está al borde del desmadre, pero ese quiebre constante es la premisa inicial que el lector debe aceptar.  Sólo entonces, adentrarse en estas tiras será una aventura tan bizarra y lisérgica como la explosión de un caramelo fizz.

Aprovecho este espacio para recordar que en la librería Espacio Moebius aún conservamos una cartuchera de Doraemon que pertenece a Riskin. Tal vez algún día se la devolvamos.

 Pueden explorar la obra de Iván Riskin por aquí:  www.ivanriskin.blogspot.com.ar